10 jun. 2011

El Destino en la mitología nórdica: Las Nornas

Es hora de hablar de uno de los grupos de personajes más importantes de la mitología nórdica: las Nornas. ¿Por qué? Porque ellas controlan nuestro destino. Son dísir o divinidades femeninas (el nombre de "dísir" ha servido para múltiples nombres como Thordis, divinidad de Thor, que fue la encargada de meter cizaña entre los hombres que viajaban de Brattahlid en Groenlandia hacia Vinland) que viven bajo el Yggdrasil.

Estas nornas controlan el destino de las personas tejiendo un telar para cada una, de las cuales, la longitud de cada cuerda es la vida de una persona. Si una cuerda se acaba, la vida de esa persona también. Además, regaban las raíces del árbol Yggdrasil con el agua del pozo de Urd. Estos telares son prohibidos, es decir, ellas pueden entrecruzar unos tejidos con otros de manera que unas vidas se entrecruzarían con otras, pero nadie excepto ellas tiene acceso a ver ese telar, otra manera de argumentar que nadie puede conocer ni controlar su destino. Incluso a los dioses les está vedado ver este telar, es decir, que ni siquiera los dioses conocen su destino (el hecho de que Odín cuelgue de un árbol durante 9 días y 9 noches sin comer ni beber y atravesado por su lanza para poder obtener el poder de la magia seid o adivinatoria da muestras de lo importante que resultaba poder conocer el propio destino para tratar de cambiarlo o prepararse).




Las nornas que viven en el pozo de Urd son tres divinidades:
-Urd: Su raíz provendría del indoeuropeo *wert- (compárese con el alemán werden), cuyo significado sería "llegar a ser", o en el caso de esta norna, "lo que ya ha sucedido".
-Verdandi: Tiene la misma raíz que Urd, con la diferencia de que la primera estaría en pasado, por lo que sería algo similar a "lo que llegó a ser" o "lo que ya fue", mientras que Verdandi es presente, significando "lo que está ocurriendo", "lo que llega a ser ahora mismo"
-Skuld: Compartiría la misma raíz que el inglés should, "debería", por lo que obviamente el significado de este nombre es "lo que debería ser" o "lo que sucederá". Pero, si acudimos a la Völuspá[1], podemos encontrar una segunda ocupación para Skuld: valquiria.
Ella vio Valquirias        llegadas de lejos, 
prestas a cabalgar        al hogar de los dioses; 
Skuld blandía el escudo (...)
Las Nornas Urd, Verdandi y Skuld bajo el roble del mundo Yggdrasil (1882), de Ludwig Burger. El autor entendió el Yggdrasil como un roble, a pesar de que se trate de un fresno. Pueden verse aquí, además de a las Nornas, al águila sin nombre entre cuyos ojos se posa el halcón Vedrfölnir, a la ardilla Ratatösk y abajo el Pozo de Urd.

Esto no debe extrañarnos, pues si trasladamos la mirada a la mitología clásica, las Moiras griegas o Parcas romanas (también llamadas "fata", cuya raíz estaría en palabras como el inglés fate, "destino", o incluso el español "fatídico") serían igualmente tres divinidades, las tres femeninas y las tres decidiendo también el destino de los hombres (siendo aquí una de ellas, Átropos, la que decide cuando cortar el hilo). De igual manera, su relación con Zeus es algo convulsa: al igual que las Nornas son las únicas en manejar el destino pero Odín hizo cuanto pudo por aprender magia adivinatoria, el mismo Zeus no podía intervenir y estaba sujeto a los designios de las Moiras, si bien en algunas fuentes recibe el epíteto de "Dador de Destino".

Sin embargo, Urd, Verdandi y Skuld no son las únicas nornas que existen en la mitología nórdica, al menos, según el Gylfaginning[2]:
"(...) pero aún hay otras nornas que vienen a cada hombre cuando nace, para modelar sus días, y son de linaje divino: otras son del linaje de los elfos, y tres del linaje de los gnomos (...).
Entonces dijo Gangleri: <<Si las nornas rigen los destinos de los hombres lo hacen de forma muy desigual, pues algunos tienen vida buena y próspera, otros son pobres o poco ilustres, unos tienen larga vida y otros, breve.>>
Hár dice: <<Las nornas buenas y de buen linaje modelan la vida buena. Pero los malos destinos de los hombres están regidos por las malas nornas>>".

Representación romántica de las nornas Urd, Verdandi y Skuld con sus nombres abajo (obra de J. L. Lund). Urd lleva una tablilla para escribir el nombre de aquel cuyo destino se va a "juzgar", Verdandi una balanza (seguramente para realizar el pesaje de las almas o "psicostasis"), y Skuld una espada, bien para cortar el hilo o bien (más posiblemente) en alusión a su ocupación como valquiria.

----------------------------
[1] "La profecía de la vidente", en Sturluson, S., Textos mitológicos de las Eddas (edición de Bernárdez, E.). Madrid, Miraguano, 2006, p. 109, v. 30
[2] "Gylfaginning", en Ibid., pp. 28-29

2 comentarios:

  1. "Urd (de donde vendría la palabra "urdir"...)"

    Esto no es del todo correcto.
    El vocablo castellano urdir proviene del latín ordiri (infinitivo presente del verbo ordior). Se puede conectar con la raiz protoitálica *ord-i-, es aventurado seguir la pista más allá. Asímismo podríamos hacer un ejercicio especulativo para relacionarlo con la raiz protoindoeuropea *hor-d- (filar, sucesión ordenada)

    Vamos, resumiendo, que en el mejor de los casos esta correlación es de causa común.

    Me encanta tu blog :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por la corrección! Y sí, estoy de acuerdo en lo que dices de que dicha correlación sería de causa común. En opinión personal, aunque la palabra "urdir" proceda del latín, es curioso que la raíz del indoeuropeo que más se le asemeje haga referencia al destino y a la vinculación tejido-destino.
      Aunque sea aventurado seguir la pista más allá sin pruebas fehacientes, soy de la opinión de que, dado que tanto el término nórdico como el latín proceden de una misma lengua amdre, hay ciertas vinculaciones.
      En cualquier caso, gracias por seguir el blog!! ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...