4 ago. 2015

Expansión de la Noruega vikinga demostrada por ADN mitocondrial

En esta ocasión, voy a salirme un poco de las entradas sobre historia o mitología para entrar en un campo que no había tocado hasta el momento, pero que también puede ser de utilidad en el conocimiento de la cultura vikinga: la paleogenética.

La paleogenética o arqueogenética es la disciplina encargada de la recuperación de material genético a partir de restos biológicos antiguos, para conseguir un gran abanico de posibilidades: caracterización genética de nuestros antepasados, análisis del material genético de especies extintas o seguimiento de migraciones históricas o prehistóricas.
Para el estudio del material genético es necesario extraer el ADN de este, lo que se llama ADN antiguo. Existen dos tipos de ADN que pueden emplearse para estudios de este tipo: el nuclear y el mitocondrial. El ADN mitocondrial (en adelante ADNmt), que será el recogido en este estudio, es más fiable a la hora de determinar el parentesco o relación genética de las muestras, dado que no recombina, manteniéndose intacto con el paso de las generaciones (Martínez-Marignac, Bravi, Lahitte y Bianchi, 1999: 282). Eso sí, el ADNmt procede exclusivamente de la madre biológica, de manera que este tipo tiene su principal aplicación para investigar linajes maternos.

En Escandinavia, estos tipos de análisis son bastante comunes, principalmente para demostrar científicamente la expansión humana de los vikingos, que se realizó principalmente en tres direcciones (y que ya tratamos en detalle en la entrada sobre la diáspora de los vikingos):
  • Desde Noruega: hacia las islas del norte del Atlántico, Escocia, Irlanda e incluso Norteamérica.
  • Desde Dinamarca: a Inglaterra, Irlanda y Normandía (y llegando hasta Francia, España e Italia)
  • Desde Suecia: hacia el este, al centro de Rusia y al mar Negro.
Mapa con los viajes realizados por los vikingos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...