28 sept. 2012

Crónica de concierto: Ensiferum + Profane Omen + Amoral

Ayer, jueves 27, tuvimos la oportunidad de ver en la Sala Caracol (Madrid) a tres bandas procedentes del país de los mil lagos: Profane Omen, Amoral y Ensiferum

Las puertas de la sala abrieron a las 19.30, y tras media hora esperando, comenzaron puntuales Profane Omen (extraña pero gratamente, todos los grupos comenzaron y acabaron puntuales). Personalmente he de decir que fui al concierto sin haberles escuchado anteriormente, pero me sorprendieron muy gratamente, con ritmos rápidos y un gran vocalista que pedía en casi todas las canciones un Circle Pit. Hay que decir que aunque al principio sólo unos pocos se pusieron a girar, cuando se acercaban las últimas canciones cada vez se unían más. Realmente se me hizo bastante corto, pues dieron un espectáculo digno de ver.
-Lo mejor: la voz del cantante Jules Näveri, que a pesar de los grandes fallos de sonido, que hicieron que su micrófono no funcionara, siguió cantando, y su voz se pudo seguir escuchando incluso por encima de los instrumentos para quienes estábamos en primera fila. Realmente sorprendente, al igual que los rápidos ritmos del batería Samuli Mikkonen, quien a la vez que tocaba la batería no dejaba de mostrar una gran sonrisa, que cuanto menos transmitía constante felicidad a todo el público
-Lo peor: si hubiese que señalar algún punto negativo de su actuación no sería la actuación en sí, sino más bien los ya señalados incidentes con el sonido, que por desgracia no fueron algo aislado.

Tras ellos, llegaron Amoral. En un principio el artista invitado iba a ser Metsatöll, pero al final se cambió por el grupo finlandés. De cualquier manera he de decir que sonaron bastante bien en directo (a pesar de que tampoco ellos pudieron evitar alguna jugarreta del sonido), si bien entre ambos teloneros me quedaría con la actuación de Profane Omen.
-Lo mejor: la voz del cantante y ganador del concurso Finnish Idol Ari Koivunen y los solos de sus compañeros.
-Lo peor: de nuevo también Ari Koivunen, que a pesar de tener una gran voz, no tenía las tablas necesarias para saber qué hacer durante los solos de sus compañeros, quedándose a menudo durante más de un minuto con los brazos cruzados, quieto y esperando a su turno para cantar. Esto provocó que la actitud del público en muchas ocasiones fuese similar durante toda la actuación. Por decirlo de alguna manera, sonaron bien pero no supieron transmitir esa pasión al público, algo que tanto Profane Omen como por supuesto Ensiferum sí pudieron.
Y finalmente Ensiferum, quienes dieron un espectáculo digno de lo que todos esperábamos. Como era obvio, la intro de su actuación era la misma que comienza su nuevo álbum, Symbols, tras la cual ya comenzaron a tocar In My Sword I Trust. De esta manera, tocaron algunas de su nuevo disco como estas dos además de Burning Leaves, Pohjola y Unsung Heroes, tocando entre estas dos últimas algunos clásicos suyos como Heathen Throne, Blood is the Price of Glory, One More Magic Potion (con la que el público se volcó) y Hero in a Dream.
Después de tocar Unsung Heroes, el público se debatía entre dos opciones: por un lado estaban todos aquellos que gritaban "¡Bamboleo!", buscando que tocaran la última canción de su nuevo álbum; por otra, aquellos que no querían que Bamboleo se tocase probaban a gritar nombres de otras canciones como Twilight Tavern o simplemente gritar en respuesta un fuerte "¡Nooo!". Y es que esta canción despertaba opiniones de todo tipo: había a quien le gustaba y por ello querían que la tocaran, había quien la detestaba y no querían que por culpa de tocar esa canción, alguna otra se quedara en el tintero, y había quienes (personalmente, considero que estos eran la mayoría), a pesar de que la canción no les encantase, querían que la tocaran como una broma para ponerse a dar palmas en el concierto. Por si se ha despertado la curiosidad de alguien que no la haya escuchado, aquí la tiene:

Finalmente, tras fuertes gritos del público de uno y otro "bando", Petri Lindroos se acercó al micrófono para decir que, para alegría de unos y decepción de otros, al menos esta vez no tocarían Bamboleo, pero dejó en el aire la posibilidad de tocarla en otra ocasión. Tras esto, Petri anunció que la próxima canción sería la archiconocida Iron, lo que cesó cualquier decepción para los que querían que la tocaran.

Al acabar Iron, se retiraron brevemente mientras la mayoría del público coreaba "Twilight Tavern" o simplemente "¡En-si-ferum!" para que volvieran a salir. Y salieron, pero después de que en pleno silencio se escuchara a Sami Hinkka, oculto casi en el backstage, tocar la canción de Mario cuando acaba un nivel y agarra la bandera.

(Ir al minuto 1:15 para escuchar la sintonía)
Finalmente, salieron para tocar tres de sus canciones más conocidas, Twilight Tavern, Lai Lai Hei y Battle Song, con la que se despidieron ovacionados por el público.
Setlist
01. Symbols (intro)
02. In My Sword I Trust
03. Guardians of Fate
04. From Afar
05. Burning Leaves
06. Pohjola
07. Heathen Throne
08. Blood is the Price of Glory
09. One More Magic Potion
10. Hero in a Dream
11. Unsung Heroes
12. Iron
---------------
13. Twilight Tavern
14. Lai Lai Hei
15. Battle Song
-Lo mejor: El bajista, Sami Hinkka, encantador tanto dentro como fuera del escenario, y que supo tener al público saltando y cantando durante la hora y media que duró su actuación. También el guitarrista Markus Toivonen, que haciendo un solo por detrás de la cabeza se ganó a cualquier persona del público que no se hubiera ganado ya.
-Lo peor: Poca cosa. El hecho (comprensible, eso sí) de que tocaran esas canciones de su nuevo disco hizo que se quedaran en el tintero otras como Ahti, Tale of Revenge o Victory Song. Quizá sí habría que tener en cuenta dentro de este apartado la actitud de la banda, que (a excepción de Sami Hinkka) daban largas a la gente que, haciendo cola para verles, les pedía una foto. Especialmente en este caso habría que señalar a Petri Lindroos, quien (cuando se dignaba a contestar, teniendo en cuenta que multitud de veces se hacía el sordo) tan sólo decía "luego luego" a cada vez que se le pedía. Eso sí, una vez en el escenario pareció que su personalidad había cambiado por completo, hablando y animando constantemente al público, llevando a cabo una actuación realmente increíble.


6 comentarios:

  1. Me gustan mucho los Ensiferum, a los otros no los conozco pero me los apunto para escucharlos. Buena crónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Personalmente Amoral no me llamaron demasiado la atención, pero Profane Omen fueron increíbles a pesar de la media hora escasa que tuvieron.

      Eliminar
  2. Estuve allí, por lo que se ve no muy lejos de ti porque yo también estaba bastante cerquita. Bueno a lo que iba, muchas gracias por la crónica, ha pasado mas de un mes pero todavía me dura la emoción xD y el leer esto me ha hecho mas todavía recordar lo vivido. Creo que mas o menos tengo la misma opinión que tu, con lo de bamboleo puess..la verdad me daba igual que la tocara que no, pero algunas personas fueron muy cansinas con eso (incluso en la cola ya lo gritaban..) y teniendo temas tan buenos por tocar, que le pidan esa pues... xD en fin,lo dicho, gracias! ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja personlmente yo era de los que querían que la tocara, aunque no fui de los que gritaban a menudo en la cola xD En fin, gracias a ti!

      Eliminar
  3. Jaja, esperemos a otro año a ver si tienes suerte y se animan a cantarla xDD ^_^

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...