31 jul. 2011

Origen de la cerveza según el Kalevala

Situemos primero este relato dentro del Kalevala. En la región de Pohjola había una mujer, hija del ama de Pohja, cuya mano se disputaban Väinämoinen, sapientísimo bardo y mago, pero de muy avanzada edad, e Ilmarinen, paradigma del herrero hábil al igual que Hefesto/Vulcano en la mitología grecolatina o los enanos de la mitología nórdica, y quien había construido al ama de Pohja el sampo, un molino que molía sal, harina y hasta monedas.

Väinämöinen (izda.) e Ilmarinen (dcha.)



La hija del ama de Pohja eligió como marido a Ilmarinen, pero el ama, antes de permitirlo, sometió a Ilmarinen a tres pruebas de las que salió airoso gracias a la hija del ama, que deseaba casarse con él: de esta forma ara el campo de víboras, caza al oso de Tuoni y al lobo de Manala y pesca al lucio del río de la Muerte.

Tras estas pruebas, el ama concede la mano de su hija a Ilmarinen, y preparando el banquete, se da cuenta de que no sabía preparar la cerveza pues no sabía su origen (en el Kalevala se menciona en varias ocasiones que para saber fabricar algo es necesario conocer su origen, como en el caso del hierro). Un anciano que la oye le cuenta el origen de la cerveza:

<< La cerveza tiene su origen
en la cebada, la bebida
extrae del lúpulo su aroma,
pero también requiere agua
y una cocción al fuego vivo.
Espíritu burlón, el lúpulo
fue plantado de pequeñito (...)
en el campo inculto de Osmo;
pero se alzó un hermoso tallo
que trepó por un arbolito
hasta en la copa detenerse. (...)
Cuando pasó un cierto tiempo,
el lúpulo desde su árbol,
la celada desde la tierra,
y el agua desde sus regatos,
al mismo tiempo exclamaron (es muy habitual en la mitología finlandesa atribuir cualidades humanas como el habla a distintos objetos):
"¿Cuándo podremos estar juntos,
en compañía unos con otros?
Muy aburrido es vivir solos,
dos o tres es más agradable."
Osmotar, la mujer sin par,
cogió una espiga de cebada,
sólo seis granos, sólo siete
yemas de lúpulo, y  sacó
ocho cubos de agua de pozo,
puso la olla al fuego vivo,
y, un fugaz día de verano,
donde acaba el cabo brumoso
en la isla llena de nubes,
hizo cocer a fuego lento
la cerveza en una cubeta
de madera nueva, en un cuenco
hecho de tronco de abedul.
La cerveza ya estaba hecha, pero no estaba fermentada >>

La mujer comienza a pensar qué podría echarle para hacerlo fermentar. Pensando en ello, y mientras limpia su casa, Osmotar encuentra un palito que, frotando con los dedos, transforma en ardilla (o según otras versiones, un viejo encuentra el palito y ofreciéndoselo, Osmotar lo frota con los dedos surgiendo la ardilla), a la que le pide que vaya al reino de los bosques o Tapiola ("-la" sería un sufijo, muy utilizado en el Kalevala, que significaría "lugar". Nótese el gran uso del sufijo, que aparece incluso en el título "Kalevala" o "región de Kaleva", donde viven Ilmarinen y Väinämöinen. Tapio sería el dios de los bosques, y recibiría plegarias a menudo para encontrar algo concreto en la inmensidad del bosque, como en el caso de Lemminkäinen) a recoger piñas.

Al ver el viejo (u Osmotar, como se ha dicho previamente) que eso no funciona para hacer fermentar la cerveza, se fija en una viruta de la casa que transforma en una marta (animal similar a una ardilla, cuya piel tenía un gran valor entre los escandinavos) dorada, a la que le pide que se adentre cautelosamente en la cueva del oso para recoger su baba y llevársela a Osmotar para fermentar la cerveza, lo que tampoco funciona.

Finalmente, se fija en una vaina de legumbre que transforma en abeja, a quien le encomienda ir a una isla en el mar donde había una mujer adormecida, e impregnar su cuerpo de la miel que había en la planta al lado de esta doncella.

<< Osmotar la echó en la cerveza,
y entonces ésta fermentó
en la tinaja de madera,
en la cubeta de abedul. (...)
Transcurridos unos instantes
llegaron muchos bebedores,
en primer lugar Lemminkäinen,
el celebrado aventurero
tan alegre y tan campechano,
que se cogió una borrachera
con la cerveza de Osmotar.
Este principio fue su origen,
la cerveza adquirió así fama,
siendo apreciada en todas partes,
pues una bebida apta
hasta para personas serias,
que a las mujeres pone alegres
y a los hombres de buen humor,
pone contentos a los cuerdos
y alegra más a los ya alegres. >>

(Extraído de Kalevala, de Elias Lönnrot)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...