23 may. 2014

¿Vikingos en Sudamérica? - Parte I: Amazonas, el dios Tyr en Perú, la cosmogonía tamanaque y runas en la Guayana

Hace ya bastante tiempo, hubo alguien que me comentó ciertas teorías acerca de la posible presencia de vikingos en Sudamérica. Hoy, por mera casualidad, haciendo un trabajo de la universidad acabé topándome con la existencia de un libro: Drakkares en el Amazonas: los vikingos en el Brasil, de Jacques de Mahieu (Argentina, Hachette, 1977), y no quise dejar pasar la oportunidad de averiguar qué razones llevaban al autor a defender la presencia vikinga en Sudamérica. Antes que nada, considero lo más acertado mencionar unos breves datos biográficos sobre el autor.
Jacques de Mahieu (1915-1990) fue un filólogo, sociólogo y antropólogo franco-argentino, colaborador pronazi del régimen de Vichy[1], y miembro de la 33ª División de Granaderos SS Voluntarios Charlemagne, perteneciente a las Waffen-SS[2]. Durante los años sesenta fue mentor de varios jóvenes militantes de la organización pronazi Tacuara. Sus trabajos fundían ideas oligárquicas y racistas en el aspecto político-antropológico. Sostuvo la idea de que la población indígena tiene un origen ario, considerando a dicha población como descendiente de antiguos vikingos, tesis apoyada por el neonazi chileno Miguel Serrano, que lo citaba como autoridad. Entre sus obras relativas a esta defensa del origen ario podrían destacarse las siguientes:

  • El gran viaje del Dios-Sol
  • La agonía del Dios-Sol
  • El rey vikingo del Paraguay
  • Drakkares en el Amazonas: destaco este porque, por el momento, es el único que está en mis manos

Antes de proseguir, quiero aclarar que mi ideología en absoluto coincide con la de este autor. Sin embargo, para poder hablar de algo, bien o mal, primero hay que informarse. He de aclarar, asimismo, que cualquier teoría o crítica que yo emita hacia este libro la hago sin haber leído aún los demás, en los que posiblemente se dé información que complete lo que falta en este. Por ello esta entrada será la "Parte I" porque espero que haya más partes y poder seguir escribiendo sobre el tema.
Lo primero que llama la atención de este autor es que no trata la presencia vikinga en Sudamérica como una teoría que necesita de diferentes evidencias para ser probada: la trata como una premisa, con una veracidad suficientemente contrastada, a partir de la cual, y siempre tomando esta teoría como verdad absoluta, realiza otra serie de teorías. Y ese, sin haber leído aún los demás libros, es uno de los grandes fallos.
Uno de los ejemplos es la siguiente frase: <<Fue en esa fecha, en efecto, que los diaguitas del cacique Kari (...) atacaron a los vikingos daneses que tenían su capital en Tiahuanacu>>[3]. No comentaré aún la teoría de que existía un imperio vikingo en Tiahuanacu, porque creo que el autor trata de explicarlo en otro de sus libros, pero podemos ver como aquí no menciona en absoluto que sea una teoría, sino que lo trata como una verdad ya conocida.

¿SKJÖLD-MEYAR O AMAZONAS?
En la misma página habla también de las skjöld-meyar o "Vírgenes del Escudo", mujeres nórdicas que participaban en combates junto a los varones, lo cual no es falso [reciben también el nombre de skjaldmö]. Sin embargo, aprovechando una comparación con las amazonas realizada por Henry Wheaton, busca defender la teoría de que esas skjöld-meyar del norte de Europa son el origen de las mujeres guerreras que se encuentran en el Amazonas[4], cada una haciendo tanta guerra como diez indios, según los testimonios[5].
Primero, veamos cuál es la referencia de Wheaton que menciona Mahieu. Tras buscar el texto, lo único más similar a dicha referencia sería esto: "Estas Amazonas recibían el nombre de Skjöld-meyar"[6]. Sin embargo, Wheaton no vuelve a hablar en su obra de Sudamérica, lo que hace pensar que quizá Mahieu pasó por alto (voluntaria o involuntariamente) que a quien Wheaton se referiría muy probablemente sería a las conocidas mujeres griegas de la mitología griega.
Uno de los ejemplos más conocidos de skjaldmö es Hervör, protagonista de la Hervarar Saga. En esta obra de Peter Nicolai Arbo podemos ver su muerte tras la batalla contra los hunos.


EL GRAN PAYTITI
Paititi o Gran Paititi es una legendaria ciudad perdida inca o preinca, que según se cree podría haber existido al este de los Andes, en algún lugar de la selva al sureste de Perú, al norte de Bolivia o al suroeste de Brasil. Para Mahieu, el Gran Paytiti no sólo sería una localización (ubicada, según él, al nordeste del Perú), sino además un soberano legendario, emperador de los Musus. Se decía que su riqueza era tal, que se bañaba cubierto de oro, y que la ciudad tenía igualmente palacios de oro[7].
Igualmente, y esto es lo que compete a este blog, defiende que <<El Gran Paytiti, el Dios-Padre, era, por supuesto, el soberano divinizado de Tiahuanacu>>[8], y por tanto, según especulaba de Mahieu, del imperio vikingo establecido allí (como ya dije, no puedo hablar del "imperio vikingo de Tiahuanacu" por carecer de la bibliografía donde lo explica, pero es posible que haya una segunda parte al respecto).
Por otra parte, según de Mahieu, el Titi que se encuentra en el nombre de Paytiti <<parece ser una variante de "Ticci" o "Ticsi", una forma por otra parte más próxima de "Ti", raíz de "Tiwaz", nombre del Padre del Cielo, en viejo germánico>>[9]. Ciertamente, si se rastrea el origen de Tiwaz, se llega hasta Dyeus, la hipotética deidad suprema de los pueblos protoindoeuropeos y antecesor de los dioses-padre del cielo (esta etimología desembocaría también en el Zeus o Júpiter grecorromano, en el Dievas báltico o en el Diaus Pitar védico). Sin embargo, al pasar el tiempo y transformarse progresivamente en el futuro Tyr, en la mitología germánica perdió el valor como padre del cielo que tenía Dyeus. Eso sí, siguió siendo el dios principal del panteón nórdico-germánico hasta que, poco a poco, fue desplazado por los demás dioses (más información sobre Tyr). Pero incluso en sus momentos de "mayor esplendor", Tyr-Tiwaz no fue nunca un Dios "Padre del Cielo" como su original Dyeus, sino el dios de la guerra y el principal de todo el panteón.
Y esto no acaba aquí. Esta consideración de "dios principal" de Tyr duró hasta que fue desplazado por Thor y Odín, esto es, en la época protogermánica o protonórdica, bastante antes de la Era Vikinga. Sin embargo, si consideráramos como cierta la teoría de Mahieu sobre la presencia vikinga en Sudamérica, esta no podría haber tenido lugar antes del año 1000, cuando se desarrollaron las expediciones vikingas al continente americano (aunque sólo haya registros literarios de su presencia en la parte más al norte del continente, pero ya hablaremos de ello). ¿Cómo podría un dios que apenas tenía ya una importancia comparable a la que tuvo siglos atrás, haber influido en los incas de aquella época con tanta fuerza como para que en su ciudad (y en su soberano, según Mahieu) quedasen vestigios de dicho vocablo germánico?
Todo ello sin tener en cuenta que, por obvio que parezca, los idiomas precolombinos no pertenecen a la familia de los idiomas indoeuropeos, por lo que cualquier parecido entre dos lenguas de ambos grupos sería pura casualidad. Con esta última declaración pretendo zanjar cualquier intento filológico de de Mahieu por vincular a sudamericanos y nórdicos, como el hecho de defender que el término arawak (pueblos indígenas que los españoles encontraron a su llegada en las Antillas) pertenece al <<dialecto de Schleswig que hablaban los vikingos de Tiahuanacu, intermedio entre el norrés clásico [nórdico antiguo] y el antiguo alemán>>[10].
Manuscrito islandés del s. XVIII que representa la escena en que Tyr pierde su mano en el combate contra Fenrir (NKS 1867 4to)


LA CREACIÓN DE AMILAVACA Y VOCHI
Cuando trato de buscar información al respecto, Internet me ofrece la grafía "Amalivaca", y no "Amilavaca". Sin embargo, en este aspecto seguiré a de Mahieu en su grafía, sea correcta o incorrecta. De igual manera, cogeré la grafía "tamanaque" y no "tamanaco" como viene en Internet, para que sea más fácil al lector rastrear los textos escogidos en esta obra.
Amilavaca fue el principal héroe de los tamanaques, quienes habitaban al norte del actual estado Bolívar, y tiene una importancia capital en la cosmogonía tamanaque, participando en su particular "mito de los orígenes". Según este mito[11], el padre de la nación, Amilavaca, llegó en un bote durante una gran inundación, en la que se ahogaron todos los tamanaques salvo una pareja. Amilavaca tenía un hermano llamado Vochi con el que creó el mundo, dedicándose a regular el curso del Orinoco.
Mural con el mito de Amalivaca (1955), en las Torres del Centro Simón Bolívar (Caracas)

Hasta aquí no hay problema. Sin embargo, según de Mahieu, <<los "ingenieros" Amilavaca y Vochi se confunden con los Creadores de las Eddas>>[12]. Estos creadores a los que se refiere deben ser sin duda los hijos de Bor (Vili, Ve y Odín), creadores de los primeros humanos y del mundo. Sin embargo, os invito a ver cualquiera de sus dos mitos de creación y compararlos. Honestamente, no veo más parecido entre los dioses de estas dos culturas que el hecho de que ambos "crean", aunque aquello que hacen no tiene nada que ver. Por obvio que parezca, el agua es fuente de vida, y eso es algo que salta a la vista de todas las culturas, por lo que esta aparece de una u otra manera en todos los mitos creadores.
La otra comparativa al respecto viene por el hecho de que <<se los hace llegar, como sus antepasados [que identifica como vikingos daneses], de más allá del océano y volverse hacia el este por mar>>[13]. Teniendo en cuenta que los ríos Amazonas y Orinoco, el más caudaloso y el tercero más caudaloso del mundo, respectivamente, están en la zona del pueblo tamanaque, no es de extrañar que el agua tenga una especial importancia en su cosmogonía, ni tampoco que tengan que volver hacia el este, pues ambos ríos desembocan en el océano Atlántico.
Y para finalizar este apartado, de Mahieu dice que el nombre del héroe Amilavaca basta para demostrar la presencia vikinga en esta zona. Copio literal el siguiente párrafo, del cual no hacen falta ni comentarios al respecto, pues casi parece una broma o algo similar: <<Amilavaca es, en efecto, una palabra norresa [nórdica], hecha del nombre germánico Amil, que viene del antiguo alemán "am", forma secundaria de "em", fuerte, e "ilen", correr, y que todavía tenemos en alemán (Emil); en francés (Emile), en castellano (Emilio), etc., y del norrés "vaka", guardia: Emilio el Guardia. Era posiblemente el jarl que mandaba el cuerpo de los arahuaks>>[14].


LAS INSCRIPCIONES DE LA GUAYANA
Esta es la parte a la que ya sabía que me enfrentaba antes de comenzar a leer el libro: una de las teorías que impulsa a de Mahieu para afirmar la presencia vikinga en Sudamérica es el hallazgo de diversas inscripciones, que según su criterio guardan un gran parecido con las runas del norte de Europa. Veamos esto en detalle con algunos ejemplos, sacados de su libro:
Inscripción de San Esteban, Venezuela: <<(...) el barco que se encuentra abajo a la derecha, dominado por un signo que se parece a una doble runa de la muerte, no tiene nada de una canoa indígena y, por el contrario, recuerda algo un drakkar vikingo>>[15].
Inscripción "runoide" (para de Mahieu) del Cassiquare
De estos y otros ejemplos hay una frase suya que me llama la atención: <<El solo hecho de poder, con o sin razón, compararla con dos figuras rupestres descubiertas, la una en una región cercana a la que frecuentaban, en Rusia, los vikingos suecos, la otra en el Vinland, a proximidad de la Torre de Newport hubiera debido, con todo, llamarle la atención a nuestro explorador>>[16].  Ese "con o sin razón" me hace pensar que, en realidad, el propio de Mahieu defendía fervientemente algo de lo que, por mucho que tratase de decir lo contrario, no estaba seguro. Pero continuemos:

Inscripción "rúnica" de Madeira (la primera) y de Timana, Colombia (las otras dos):
Para comentar su "similitud", echemos un ojo al alfabeto rúnico, el llamado futhark

Ante tan escasa similitud, y no sin antes defender que en esas inscripciones pone "Utta" (en la del medio) y "Uero" (en las otras dos), de Mahieu añade: <<No es preciso agregar que el Uero de Colombia y el de Madeira sólo tenían el nombre en común>>[17]. De esta manera, de Mahieu defiende que hay más similitudes lingüísticas entre un colombiano y un vikingo danés que entre un colombiano y un habitante del río Madeira (un afluente del Amazonas).

Para finalizar con esta parte de la posible presencia de vikingos en Sudamérica, vamos a las representaciones figurativas, que de Mahieu relaciona inexcusablemente con los vikingos:

Arriba tenéis una representación de un barco estilizado, al modo de Bohuslän (Suecia), según de Mahieu[18], pero encontrado al norte del Amazonas. Abajo tenéis una de las representaciones de los litoglifos de Bohuslän a los que se refiere de Mahieu. En primer lugar, podríamos pensar ya en el poco parecido, pero podemos ir aún más allá, pues los litoglifos de Bohuslän a los que de Mahieu se refiere provienen de la Edad del Bronce, un periodo que, en el Norte de Europa, finalizó en torno al siglo V a. C., mientras que la Era Vikinga, que de Mahieu relaciona con Sudamérica, comienza a finales del siglo VIII d. C., lo que implica una diferencia cronológica de unos 1.200-1.300 años, diferencia que podríamos ampliar hasta 1.500 años teniendo en cuenta que los vikingos que conocieron el continente americano vivieron en torno al año 1000.
Pero continuemos:
Siento que esta imagen esté un poco cortada, que es un escaneo y estaba muy pegada al margen

Antes de decir si estos dibujos tienen o no influencia de las estelas rúnicas, quiero enseñaros un par de imágenes:

Aquí tenéis una estela que, a simple vista, puede parecer que incorpora símbolos similares a los que de Mahieu nos ha enseñado hasta ahora. ¿De dónde creéis que proviene entonces? ¿Del grupo de países que sirve de influencia (Noruega, Suecia, Dinamarca, Islandia...) o del grupo que es influenciado por los anteriores (Perú, Brasil, Colombia, Venezuela...)?
...
...
...
Es de España. Más concretamente, es la Estela de Ategua (Córdoba), englobada en un conjunto conocido como "estelas de guerrero" o "estelas del suroeste", que reciben este nombre porque se encontraron en el suroeste de la Península Ibérica. Es más, todo este grupo de estelas de guerrero data del Bronce Final, un periodo que finaliza en torno al 800 a. C., por lo que es todavía demasiado pronto cronológicamente para que haya un contacto entre vikingos y españoles.

A lo que quiero llegar es que, lo que nuestro autor de Mahieu ignora o pretende ignorar, es el hecho de que, aunque dos civilizaciones primitivas muestren rasgos similares, no es suficiente evidencia como para establecer una relación entre ambas.



CONCLUSIÓN

Algunos autores como de Mahieu, así como blogs de Internet, especulan argumentando que no es tan difícil pensar que los vikingos hayan llegado hasta Sudamérica. En mi opinión es todo lo contrario. No niego que algún día pueda haber un conjunto de evidencias lo suficientemente fehacientes como para certificar su presencia allí. Sin embargo, mi escepticismo al respecto nace de la hipotética dificultad que tendría un vikingo para llegar hasta Sudamérica. Para ello, tratemos de ponernos de verdad en la piel de un vikingo. Año 1000: los vikingos han llegado hasta Leifsbúðir (identificado con L'Anse aux Meadows, en Terranova). Tienen roces con la población indígena y acaban por volverse a Groenlandia. Eso es lo que cuentan (de manera mucho más extensa por supuesto) la Saga de los Groenlandeses y la Saga de Erik el Rojo. No tenemos ninguna referencia literaria que indique un desplazamiento más allá.
Otro detalle más que añadir es su navegación: los vikingos realizaban siempre que podían la llamada "navegación de cabotaje", esto es, ir de un lugar a otro sin perder de vista la costa. Teniendo en cuenta ambos detalles (Terranova como el extremo de su mundo conocido y la navegación de cabotaje)...¿por qué un vikingo iba a ir de Groenlandia a Sudamérica...
  • ...sin parar en ningún lugar de Norteamérica? No hay registros de ningún tipo aquí, ni literarios ni arqueológicos, y sin embargo si los hay, supuestamente, en Sudamérica más de 6.000 km hacia el sur (6.300 desde Terranova hasta el Amazonas)
  • ...sin conocer la ruta ni lo lejos que esté su destino? Tened en mente su concepción geográfica: más allá de Terranova no conocían nada.
  • ...sin que nadie les haya hablado antes de aquella tierra? En los viajes a Groenlandia y Terranova, se arriesgan a hacer el viaje porque alguien, aunque sea accidentalmente, ha ido antes y ha vuelto dando información de la tierra en cuestión. Incluso, si traen promesas de que la tierra merezca la pena, pueden alejarse de la costa durante poco tiempo. Sin embargo, en el caso de Sudamérica, no es sólo que ningún vikingo lo hubiera visto antes, es que no había nadie en toda Europa que supiese de la existencia de este lugar.

BIBLIOGRAFÍA
  • De Mahieu, J., Drakkares en el Amazonas: los vikingos en el Brasil. Argentina, Hachette, 1977
  • Wheaton, H., History of the Northemn, or Danes and Normans, from the earliest times to the conquest of England by William of Normandy. Londres, 1831. Disponible online aquí.


NOTAS
[1] Instaurado en Francia tras la firma del armisticio con la Alemania nazi
[2] Cuerpo de combate de élite, fiel a la Alemania nazi, y dirigido por Heinrich Himmler.
[3] p. 33
[4] pp. 9-34
[5] p. 10
[6] History of the Northmen, p. 140
[7] p. 36
[8] p. 41
[9] p. 40
[10] p. 47
[11] Se sigue la versión del mito explicada en este libro (p. 48)
[12] p. 49
[13] p. 49
[14] p. 50
[15] p. 52
[16] p. 55
[17] p. 59
[18] p. 65

7 comentarios:

  1. Por fin un artículo serio, razonado y fundamentado respecto al tema de los vikingos en Sudamérica.

    Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias! Me alegro de que pueda ser de utilidad

      Eliminar
  2. Excelente artículo, sería bueno poder ver la segunda parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. En algún momento tendré que volver a la biblioteca a por el libro y continuar.

      Eliminar
  3. No puedo creer como alguien plasmado en la cultura nórdica, creyente o no, se deje llevar por los estereotipos propagandísticos pro sistema, tachando a este gran autor como "pronazi" "nazi" o "racista" increible que personas tan cultas no puedan sacarse la venda de los ojos, y/o descubrir quienes controlan los medios, entre tantos males, siguen devastando los pueblos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...