20 may. 2012

Rígthula: El origen de las tres clases sociales

La Rígthula o "Canción de Ríg" es un poema éddico basado en el viaje de uno de los Æsir, el dios Ríg (otro nombre del dios Heimdall), que en irlandés significa "rey", lo que lleva a pensar que el poema fue llevado a cabo por los asentamientos noruegos de tierras irlandesas. Este relato narra la creación de las tres clases sociales (thralls o siervos, karls u hombres libres y jarls o nobles).
Ríg vagaba a través del mundo, y entró en una casa, en cuyo interior encontró a una pareja de ancianos, Ái (bisabuelo) y Edda (bisabuela), que le dieron de cenar (aunque la comida era algo pobre, tan sólo una hogaza, cocido y algo de cordero) y finalmente compartieron durante tres noches el lecho con Ríg (la hospitalidad escandinava e irlandesa incluía compartir el lecho conyugal). Nueve meses después, Edda dio a luz a un niño negro de piel, al que llamaron Thrall (o Thrael, en cualquier caso significando "siervo"), que creció con la piel arrugada, los nudillos huesudos, dedos gruesos, rostro estropeado, espalda encorvada y talones largos. Thrall empezó así a ejercitar su fuerza, atar cortezas, hacer fardos y llevar leña todo el día. Un día conoció a una muchacha llamada Thír, con quien tuvo varios hijos: los chicos se llamarían <<Hreim, Fjósnir, Klúr, Kleggi, Kefsir, Fúlnir, Dumb, Digraldi, Drött y Hösvir, Lút y Leggjaldi (aunque el significado de todos los nombres no está seguro, en general se referirían a gestos o actitudes groseras, como jorobado, zoquete, testarudo...). Las hijas que tuvieron Drumba, Kumba, Ökkvinkálfa, Arinnefja, Ysja, Ambát, Eikintjasna, Tötrughypja y Trönubeina (igual que en el caso de los chicos, en este caso nariz torcida, patizamba, esclava...); de ellos ha venido la estirpe de los siervos>>
Ríg en la cabaña de los bisabuelos, de W. G. Collingwood (1908)
Después fue hasta otra casa, donde el hombre tenía ya la barba arreglada, el flequillo recortado y la camisa ajustada, tallando un palo, y la mujer, con una redecilla en el pelo, un mandil en el pecho, un pañuelo al cuello y broches en los hombros, manejando una rueca para preparar un tejido. El hombre se llamaba Afi (abuelo) y la mujer Amma (abuela), y le dejaron pasar tres noches allí. Amma parió a un niño llamado Karl ("hombre libre", clase social que también recibía el nombre de bóndi), pelirrojo y sonrosado al que vistieron con lino. Karl empezó a crecer y a prosperar cuidando los bueyes, arando los campos, construyendo casas y carros... Con Karl se casó una mujer llamada Snör ("nuera"), con quien tuvo varios hijos: <<Hal, Dreng, Höld, Thegn, Smid, Breid, Bóndi, Bundinskeggi, Búi, Boddi, Brattskegg, Segg, Snót, Brúd, Svanni, Svarri, Sprakki, Fljód, Sprund, Víf, Feima y Ristill>> (cuyo significado varía mucho con los anteriores: valiente, propietario, artesano, dama, novia...)

Finalmente llegó hasta una sala, con el suelo cubierto de paja, y una pareja, Fadir y Módir ("padre" y "madre", cuya similitud con father y mother es muy notable). El esposo trenzaba una cuerda, tensaba el arco, hacía astas de flechas, y la esposa arreglaba camisas, planchaba la ropa y almidonaba las mangas. Módir tomó un paño bordado blanco de lino, y sobre este puso una fina hogaza de trigo. Allí le trajo bandejas llenas ornadas con plata, llenas de tocino y aves asadas, con vino en la jarra y copas labradas. De nuevo compartió el lecho con la pareja durante tres noches, y nueve meses más tarde nació Jarl ("noble"), al que Módir vistió con sedas y roció con agua. Tenía el pelo rubio, las mejillas brillantes, los ojos agudos cual serpiente. Allí creció blandiendo escudos, trenzando y tensando arcos, haciendo puntas de flecha, lanzando dardos, agitando lanzas, montando a caballo, azuzando a los perros, empuñando la espada...A Jarl le vio Ríg, le dijo que era su hijo, le enseñó las runas y le dio los bienes alodiales (el patrimonio heredado) y los campos antiguos. Jarl entonces galopó a través de bosques oscuros, matando guerreros, conquistando tierras. Se hizo así con 18 dominios, repartiendo riquezas entre los suyos (una de las virtudes que no podía faltar en un buen jefe era la generosidad con sus súbditos, hasta el punto de que, si el jefe pasaba a ser egoísta y no compartir las riquezas con su pueblo, era depuesto). Sus mensajeros fueron a la casa de un hombre llamado Hersir (una clase social inmediatamente inferior al jarl), quien tenía una hija de dedos esbeltos, blanca y sabia, de nombre Erna. Los mensajeros pidieron su mano para Jarl, y ambos se casaron, teniendo varios hijos: <<Bur, Barn, Jód, Adal, Arfi, Mög, Nidr, Nidung, San, Svein, Kund y Kon (cuyo significado haría referencia a términos como "hijo", "noble", "heredero, "muchacho", y de hecho Kon, también llamado Konung, significa "rey" en todos los idiomas nórdicos, como king en inglés, König en alemán o konungur en islandés)>>. El joven Kon conocía las runas eternas, las runas de vida, sabía proteger a los hombres, hacer roma la espada y calmar los mares. Aprendió el idioma de las aves, a apagar el fuego, apaciguar la mente o calmar las penas. Finalmente, Jarl, que había dominado por completo las runas, adoptó el nombre de su padre Ríg.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...